Whitechapel

Bienvenido al corazón y a las tripas de Londres


    Alexia Lloyd // Michelle Pfeiffer

    Comparte
    avatar
    _Sara
    KissKiss BangBang

    Mensajes : 274
    Fecha de inscripción : 02/02/2010
    Edad : 31
    Localización : Baker St.

    Alexia Lloyd // Michelle Pfeiffer

    Mensaje  _Sara el Vie Mar 12, 2010 3:50 pm

    Alexia Lloyd



    Edad: 49 años.
    Ocupación: Vive de sus riquezas.

    [justify]Biografía: La maravillosa infancia de Alexia transcurrió despacio y dulcemente, como la de cualquier niña con unos padres millonarios, peces gordos de la política. No era la típica cría mimada repleta de juguetes y caballos, y unos padres tremendamente ocupados que no le proporcionaban el cariño suficiente. Al contrario, los Lloyd la adoraban y la cuidaban con ternura, Alexia era su pequeña diosa. Y es que a los cinco años, ya empezó a mostrar aptitudes para convertirse en una hermosa dama capaz de provocar una guerra entre las potencias mundiales más poderosas del mundo. Su inteligencia era excelente, a penas estudiaba un par de horas para los exámenes y sus notas, sin embargo, no decaían ni un ápice. Cuando creció, lo mismo ocurrió con los chicos. Todos estaban loquitos por aquella rubia de ojos azules, ese ángel de mirada picaresca al que todos querían acompañar a casa después del colegio. Alexia se lo pasó estupendamente en sus años de juventud, descontrolada, sin recibir castigo alguno, siendo un alma libre, manipuladora y juguetona. Pero lo mejor llegó cuando terminó los estudios superiores, alrededor de los 25 años.

    Siempre pensó en dedicarse al mundo de la política, un mundo bastante cerrado para las mujeres; pero no para ella. Alexia se creía capaz de volar, de conseguir se la dueña del mundo en toda su totalidad. Y, francamente, intentó serlo durante un tiempo, manejando a las mayores influencias de toda Inglaterra a su favor. La fama de Alexia era conocida en la isla por varias razones; su belleza no dejaba indiferente a nadie, su brillantez y encanto menos todavía. Además, el hecho de ser hija de tales personajes la beneficiaba... hasta que dejó de hacerlo. Tenía 26 años, debería estar casada y tener, por lo menos, seis hijos. A Alexia nunca le gustó la idea de comprometerse con nadie, era demasiado independiente y que la subyugaran a un hombre (llamado Frank Morris, concretamente) fue lo peor que le pudo pasar en la vida.

    El señor Morris era un verdadero idiota, un marinero de los importantes, con uniforme y todo. Sus cinco barcos tenían nombre de mujer y adoraba una buena birra fría en invierno. Por fortuna era apuesto, pero Alexia le odió cada día de su vida por los límites que imponía sobre ella. Para empezar, le prohibió asistir a esas reuniones de políticos donde una mujer no pinta nada. Así, la vida de Alexia, antes impredecible y divertida, se transformó en una existencia de clausura, donde debía, únicamente, limpiar y cocinar para su adorable maridito. Oh, y por supuesto, también le estaba permitido congregarse con las vecinas para tomar el té de las seis.

    No tardó mucho en quedarse embarazada del bruto de Frank. El sexo era su única diversión, y ni siquiera podía disfrutarlo con aquel inepto.

    Tuvieron un hijo al que llamaron Allan. Alexia nunca quiso tener un hijo, qué atadura, Jesús. Cambiar pañales, limpiarle, darle el pecho... Demasiadas emociones fuertes incluso para ella. Durante un tiempo pensó en escaparse de allí y abandonar a Frank y a Allan, pero su diminuto instinto maternal se lo impidió, aunque no rechazó los pequeños placeres de la vida, que consistían en comer chocolate y tirarse a otros hombres los viernes por la noche.

    Allan creció saludablemente, apuesto como ambos padres y terrible e imponente como la madre. Alexia no negará que tal detalle le produjo cierta satisfacción. Fran era un tipo fuerte, pero tonto. Ella era brillante, y su hijo lo había heredado. De hecho, Alexia se veía reflejada en él en muchísimas ocasiones: cuando coqueteaba con una chica y sonreía de lado, al tomar la cena, cuando ponía su servilleta en su regazo, no en el cuello de su camisa, cuando rechazaba de manera un tanto grosera la cerveza porque odiaba su sabor. Alexia y Allan eran dos gotas de agua, y eso no siempre fue bueno. Ambos querían sobreponerse al otro siempre, en cualquier situación, demostrar quién era más listo, más poderoso. Frank siempre lidió con estas pequeñas discusiones, pero cuando murió, ahogado por culpa de una terrible tormenta mientras viajaba en Lucía, su barco favorito, la paz de los Morris empezó a tambalearse. Para Alexia la muerte de Frank supuso un gran alivio, y fingió como una plañidera en su entierro, pero al día siguiente volvió a solicitar su apellido de soltera y se lo impuso a Allan.

    Actualmente vive de su riqueza y la de su marido fallecido, es bastante feliz. Se le considera una mujer influyente en todo Londres, con poder y malicia. Su hijo y ella se quieren y se odian, tienen una extraña relación, pero ambos pasan mucho tiempo en la estupenda mansión que Frank Morris les dejó. Allí, Alexia se encarga de preparar reuniones no solo para las damas adineradas del barrio, a las que les encanta cotillear acerca de todos, sino para los jefazos de distintas artes. Comúnmente va a la iglesia, no por un devoto ritual, más bien para entretenerse y jueguetear con el bonachón de Patrick.

    Personalidad: Arrolladora. Su simple presencia inquieta a todo el mundo; por su belleza (que parece resistir a los años) y su encanto natural. Es maquiavélica e interesada, todo lo que hace, lo hace por alguna razón, lo calcula todo. Odia a los animales y le encanta salir a pasear cuando se compra un sombrero nuevo. La vulgaridad le pone nerviosa, así como la estupidez. Y no olvidemos su magnífico arte de la interpretación, puede ser la mujer más hipócrita que te eches a la cara, de hecho, suele serlo. Pero cuando le da por ser sincera, es especialmente dura.

    Relación con otros personajes: Madre de Allan Lloyd. Conocida de Patrick McKenna.
    Imagen: Michelle Pfeiffer
    Llevado por: Miss_Jacket

      Fecha y hora actual: Lun Ene 21, 2019 6:27 pm