Whitechapel

Bienvenido al corazón y a las tripas de Londres


    James Cooper // Josh Holloway

    Comparte
    avatar
    Edelstein
    Runs with the wolves

    Mensajes : 352
    Fecha de inscripción : 02/02/2010
    Localización : Omicron Persei 8

    James Cooper // Josh Holloway

    Mensaje  Edelstein el Mar Mar 23, 2010 12:40 am

    James Cooper

    Edad: 36

    Ocupación: Empleado de mantenimiento en el Banco Nacional / estafador profesional.

    Biografía: Los Cooper, a los pocos meses de haber contraído matrimonio en un pequeño pueblo de Gales, decidieron liarse la manta a la cabeza y buscar el mismo sueño que un primo del marido había empezado a hacer realidad un año antes: América. América seguía siendo un buen lugar para buscar la fortuna que no se tenía. La costa este ya estaba demasiado masificada, era como más de lo mismo que el viejo continente, pero a medida que uno se internaba en aquel inmenso país y se desplazaba hacia el oeste, podía incluso hacerse rico en un par de días, con un poco de suerte, un poco de trabajo y las pepitas de oro que encontrase.
    Pero el sueño empezó a desvanecerse en el mismo momento en que Fiona Cooper moría al dar a luz a su primer hijo, en la sucia caravana de una comadrona, camino de Utah, y dejaba a su marido con el pequeño James, un montón de esperanzas rotas y sin apenas dinero, ánimos ni conocimientos de cómo cuidar a un niño.
    Durante sus primeros años, James no recuerda apenas nada. Su padre a menudo le dejaba a cargo de alguna mujer con hijos con la que hubieran coincidido en el camino mientras él iba a cazar y a secar las cantinas, y en cuanto llegaron a la salvaje California y James fue capaz de sostener un tamiz en sus manos, le puso a escarbar en la arena de los ríos junto a él, con los ojos ávidos por encontrar el mínimo destello dorado.
    Pero como todo buen buscador de oro, el señor Cooper usaba mercurio. Mucho. El suficiente para intoxicarse, perder primero los dientes, luego la vista y luego la vida. No había sido un gran padre, pero el día en que lo enterraron, James supo que se había quedado solo en el mundo. Y esta vez de verdad.
    No había otra cosa que supiera hacer, así que siguió trabajando en la búsqueda de oro. No le iba mal. Como aún era un crío, era capaz de penetrar por grietas entre las rocas que los hombres no podían atravesar, y tenía una buena capacidad de observación para detectar yacimientos frescos antes que otros. Solía vender una pepita a la vez, para ir tirando. El resto las iba guardando con la esperanza de tener una buena vida, algún día.
    Tenía dieciocho años el día que decidió largarse de California. Llevó todo su oro a un tal Emiliano Rodríguez, mexicano de Baja California y conocido tasador. Éste examinó su hato, y salvó diez diminutas pepitas a lo sumo. El resto era pirita, "oro de tontos". Falso como una moneda de tres peniques y medio. Y obviamente, no se lo compró a James, pero le guiñó un ojo y le dijo la frase que cambiaría su vida: "bueno, chico, aún puedes seguir intentándolo, si tú no te diste cuenta de que no era oro, muchos de ahí fuera tampoco lo sabrán".
    Esa fue la espiral. De colocar la pirita a un precio cincuenta veces superior pasó a vender yacimientos de pirita como si fueran de oro a incautos que sabían lo mismo de geología que él, primero a nivel local y después trasladándose a Nueva York, a distancia, y no vendiendo ya tierras con minas de pirita, sino directamente fincas inexistentes. Tenía don de palabra, sabía tentar y complacer a la gente y las mujeres de sus potenciales socios se derretían ante él e intercedían en su favor ante sus maridos, nuevos ricos con delirios de grandeza, muchos dólares y pocas luces, que pronto le concedían a James todo su capital para empezar negocios que se difuminaban en el aire, al mismo tiempo que James desaparecía con toda la pasta sin volver a mirar atrás.
    Le detuvieron en Boston, al intentar hacerle el mismo juego a un ex- policía metido a especulador inmobiliario. Todo está un poco confuso, pero hubo una pistola, un par de disparos, un agente muerto y a James le habrían colgado si no se hubiera colado en un barco destino Inglaterra. La patria de sus padres. Curioso, ¿eh? Pero hierba mala nunca muere, ni siquiera se reforma, y allí volvió a su antiguo modus operandi, que no falló nunca hasta una noche, en un salón, con una bella joven de acento irlandés, llamada Kate, que intentó dárselas, justo como él lo estaba haciendo con ella. James fue lo suficientemente listo como para saber que si uno encuentra la horma de su zapato, es mejor tenerla de amiga que de enemiga. Socios, al 50%, un golpe enorme que incluía al padre de la chica y una noche tórrida (que no se ha repetido por el bien de la relación profesional, aunque no por falta de ganas) después, Kate y James van a hacer algo realmente grande: un robo al Banco Nacional de Inglaterra. Nada menos. Todo ha sido cuidadosamente planeado: él ha conseguido un trabajo penoso de mantenimiento mientras Kate entra a trabajar en casa de un policía para obtener información sobre el día de la Cena de Gala, fecha elegida para el robo. La espera le está matando. Sobre todo, porque después de esto, podrán desaparecer, y no tener que volver a trabajar en esto, y en tal caso, extinta la relación profesional, puede ocurrir cualquier cosa, ¿no?

    Personalidad: A pesar de que sea un experto en fingirlo, lo último de que se calificaría a James es de caballero. Es un tipo duro del Oeste de América que ha aprendido lo que es el trabajo duro, que sabe cuánto lo odia y que es capaz de matar para abrirse camino. No se fía ni de su sombra, cuando no está engañando a nadie dice y hace lo que le da la gana. Seductor, apasionado, ambicioso, con un innegable lado oscuro, aunque por otra parte, también cansado de huir, no le importaría hacerse con una explotación ganadera en Australia (o donde sea que no le conozcan) y empezar de nuevo, con una mujer y la vida normal que nunca ha tenido.

    Relación con otros personajes: Compañero de Kate Walsh.
    Imagen: Josh Holloway
    Llevado por: _Sara

      Fecha y hora actual: Lun Ene 21, 2019 7:22 pm