Whitechapel

Bienvenido al corazón y a las tripas de Londres


    Elliot Bailey // Johnny Depp

    Comparte
    avatar
    Edelstein
    Runs with the wolves

    Mensajes : 352
    Fecha de inscripción : 02/02/2010
    Localización : Omicron Persei 8

    Elliot Bailey // Johnny Depp

    Mensaje  Edelstein el Mar Mar 23, 2010 1:18 am

    Elliot Bailey



    Edad: 46 años

    Ocupación: Ladrón y músico

    Biografía: Elliot nació en América a pesar de que sus padres eran de nacionalidad europea. Su padre, Henry Bailey, era londinense, mientras que su madre, Ava Krause, nació en Alemania. Se conocieron en la juventud, cuando Henry viajó a Berlín para formarse académicamente y aprender el idioma, y se enamoraron perdidamente. Fue un flechazo. A Henry le perdía la espontaneidad de Ava, y Ava, por el contrario, se quedaba atontada cuando el joven Bailey le cantaba al oído. Tenía una voz maravillosa. Henry dejó sus estudios por ella y eso le costó el reniego de sus propios padres. Sabía que al terminar los estudios sus padres le tendrían preparado un empleo en y que allí pasaría el resto de su vida, dejando pasar las horas, viviendo en la monotonía. Así que los dos decidieron escaparse lejos y vivir su idilio a través del mundo, visitando lugares encantados y remotos. El mismo día en el que llegaron a América concibieron a Elliot.

    Fue una buena sorpresa. Ava estaba encantada con su embarazo y a Henry solamente le preocupaba el bienestar de ambos. Hasta entonces, habían viajado con el dinero que Henry poseía, sus ahorros, pero ahora tendría que buscarse un trabajo estable en una ciudad estable.

    Se mudaron a París casi de inmediato para consolidar sus vidas. Henry alquiló una casa un poco destartalada pero bonita, cerca del río, y empezó a trabajar de escritor en un periodicucho local que poca gente compraba. Los fines de semana, por la noche, también se dedicaba a su pasión: cantar. Lo hacía en un antro con escasa luz, donde las señoritas no eran tan señoritas y la cerveza y el humo corrían a sus anchas, pero se sentía a gusto y a la gente le gustaba escucharle. Entre los dos trabajos ganaba lo suficiente para mantener a su familia.

    Cuando Elliot nació, los Bailey (que nunca se casaron) estallaron de alegría. Estaba sano y era un crío muy gracioso, no paraba quiero, explorando todo lo que había a su alrededor, palpando, mirando embobado el cielo y, sobre todo, escuchando la música. Cualquier ruido le hacía la gracia, y movía las manos y los pies al ritmo, riéndose. Ava siempre supo que sería un excelente músico como su padre, y también que heredaría su propia elocuencia para ganarse a las personas.

    Pero todo no podía ser perfecto, y empeoró. Cuando Elliot tenía siete años su madre enfermó, siendo atacada por una repentina fiebre. Nada la salvó, murió en la cama, con la mano de Henry apretando la suya. Fue un duro golpe, un golpe letal, especialmente para Henry que a partir de ese momento se transformó. Cambió por completo, convirtiéndose en una persona retraída, solitaria y triste, ni siquiera la música le ayudaba a salir adelante. Con Elliot intentaba ser el de siempre, reír con él, enseñarle a tocar el piano, pero estaba desganado; nunca volvió a ser el mismo. Murió cuatro años después, en un accidente muy extraño, la gente siempre pensó que se suicidó y Elliot terminó pensando del mismo modo. Ahora estaba solo, tenía once años y se sentía perdido, tanto, que durante un tiempo pareció un fantasma transitando por las calles de París, hasta que un hombre lo encontró y le internó en un hospicio para jóvenes.

    Allí pasó unos años horribles. La gente era desconfiada y comía mal, pero todo el mundo sentía simpatía por él y creció haciéndose el jefe del lugar por su carisma innato. A los diecisiete años salió de allí y, con sus propios ahorros, se marchó a para empezar una vida como músico. Tocaba el piano y el violín, y se le daba francamente bien. No hubo suerte, y durante unos cuantos años tuvo que ejercer trabajos pésimos y... robar. Meter la mano en los bolsillos de las chaquetas de los señores y en los bolsos de las señoritas empezó a ser rutina. Era muy hábil, sobre todo con las mujeres, a las que embaucaba con su música, su voz, y después las dejaba peladas. Así, se empezó a ganar fama de landronzuelo y de vividor (porque frecuentaba mucho el Ten Bells) pero como nadie tenía pruebas de sus delitos nunca, a la policía se le escabullía constantemente de las manos. Los jóvenes ladrones y ladronas, las personas que necesitaban comer, empezaron a pedirle ayuda y todavía no sabe cómo, acabó con una banda de rateros a su cargo.

    Personalidad: Es imprevisible. Hablamos de una persona a la que le encanta experimentar, vivir la vida al máximo, explotarlo todo. En especial la libertad. Él hace lo que le apetece, ya hace tiempo que ha dejado de preocuparse por las obligaciones. Fuma como un carretero y frecuenta el Ten Bells amenudo, gozando de la amabilidad de la señoritas de compañía con las que, cabe decir, se comporta como un auténtico caballero. No le suele caer bien a la gente con poder, es un poco revolucionario y bastante caradura, no le tiene miedo a nada y más de una vez se ha rumoreado la existencia de posibles relaciones con señoritas realmente relevantes y adineradas. Adora la música por encima de todo, y por las noches suele tocar el piano en el ático donde vive para relajarse. Pocas veces pierde las formas, es muy educado, , pero muy visceral en los temas que él considera importantes, con un humor un tanto excéntrico.

    Relación con otros personajes:
    Abiertas (se necesitan ladronzuelos para su banda)
    Imagen: Johnny Depp
    Llevado por: Miss_Jacket

      Fecha y hora actual: Lun Ene 21, 2019 7:20 pm